Casco Viejo

Casco Viejo el antiguo sector de la ciudad de Panamá, esta volviendo a ser nueva. Mintras que la revilatización del Casco Antiguo coge impulso, está siendo redescubierta por turistas, retirados, desarrolladores, inversionistas, dueños de restaurantes, sin mencionar a los panameños, como un lugar con promesa y personalidad.

El Casco  Viejo se divide en varias plazas:

- La Plaza Bolivar: Una atracción turística; nombrada así en honor al líder sudamericano Simón Bolívar, "El Libertador", mayormente responsable por nuestra independencia de España. En 1826, Bolívar intentó crear una unión de estados latinoamericanos, incluyendo a Panamá, la cual era parte de Colombia en ese momento, y la elegante plaza y estatua conmemoran ese intento. Hoy en día visitantes y residentes disfrutan sentarse en cafés ubicados alrededor de la plaza y admiran el Hotel Colombia es cual actualmente es un edificio restaurado. En una esquina está el Teatro Nacional el cual es anfitrión de muchos eventos teatrales. Construidos en 1908, este tesoro nacional fué restaurado en 1974 y contiene un techo lleno de hermosos paisajes pintados por el famoso pintor panameño Roberto Lewis. La otra mitad del edificioes la cede del Ministerio de Gobierno y Justicia.

 

- Plaza Herrera: La excitante Plaza Herrera es dedicada al General Tomás Herrera, en honor a su lucha por la independencia cuando Panamá era parte de Colombia. El área para este parque fué originalmente desalojada en 1781, cuando  parte de la antigua ciudad fué destruida por fuego. La plaza, después usada para corridas de toros, hasta que fué dedicada en 1887.

El conservatorio S.A. está ubicado en Plaza Herrera y está en un viejo edificio que fué la sede de un viejo conservatorio de música y ahora es una escuela de música con residencias para artistas y científicos de varias fundaciones.

 

- Plaza de Francia: El intento frustado de ingenieros franceses en construir un canal al nivel de mar es conmemorado por la plza de francia, ubicado en el punto más lejano de la península. No muy lejos de la embajada francesa, un gran obelisco, con el gallo francés en su punta está rodeado de bustos, estatuas y placas de marmól que sirven para conmemorar la memoria del intento heróico pero trágico. Este monumento está rodeado por una pared que da al mar, la cual sirvió como defensa principal de la ciudad hasta principios del siglo XX. Las bóvedas, la cual le dan al área su apodo, fueron usadas como barracas y hasta celdas en diferentes momentos de la historia. Hay historias de que prisioneros fueron encadenados a las afueras de estos calabozos durante la marea baja y eran dejados alli para encarar la marea alta. Las mareas pueden llegar hasta los 17 pies.

 

- Plaza de la Independencia: La Plaza de la Independencia está ubicada centralmente en Casco Viejo y es donde los padres fundadores , cuyo bustos circundan la plaza, declararon su intencion de separarse de Colombia y crear su propio país independiente en 1903. La precede la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción, probablemente la iglesia más impresionante del área. Su construcción comenzó en 1688, pero tomó más de 100 años en completarse. Sus torres contienen perlas madres de las Islas de las Perlas. A un costado está el Museo del Canal Interceánico, una buena fuente de información acerca de la historia del Canal de Panamá y fue una vez al cuartel general del French Canal Company, la compañía francesa establecida para la construcción del primer canal.      

 

* El Palacio Presidencial

El Palacio Presidencial, también conocido como el palacio de las garzas se encuentra a orillas de la Bahía Panamá. La "Casa Blanca" panameña, es la oficina ejecutiva y residencia oficial, aunque el presidente ya no reside ahí. Rodeado por guardias imponentes vestidos de negro, no se le permite la entrada de visitantes a menos que sean  parte de un tour ya organizado, pero su entrada principal está abierta y se pueden apreciar las garzas revoloteando alrededor de una hermosa fuente. Las garzas se volvieron residentes permanentes en 1922 por el Presidente Belizarrio Porras, gracias a la sugerencia del celebrado poeta panameño Ricardo Miró.

 

*La Iglesia del Altar de Oro, Iglesia de San José

La leyenda dice que cuando el pirata Morgan quemaba y saqueaba nuestra primera ciudad, un cura habilidoso hizo que el altar se pintara con brea negra, para que su valor real no fuera aparente. Hoy en día muchos turistas visitan el espectacular altar en Avenida B.